top of page

Noche de Centenarios


(Discurso pronunciado por Fr. Daniel Ramos OFM, Rector del Templo de San Francisco de AsÍs en Saltillo, Coahuila, en la Tercera Edición del PANEGÍRICO A SAN FRANCISCO en los festejos del Novenario 2023 en su honor)


"Francisco poeta y músico, en el hombre pleno de aquella calidez humana

y resplandeciente de la palabra que Dios y su Creación imprimieron en él"


Por estas fechas, pero de hace 797 años, Francisco pidió a sus hermanos la caridad de trasladarlo a su “lugar primero”. Al lugar que él reconoce como el origen de aquel Francisco que el Creador moldeó para sí mismo; con mano tierna y con cincelazo duro. Fue uno de sus últimos deseos el ser llevado a su encuentro con la “hermana muerte” al lugar donde se refugió primero; él y las tinieblas de su corazón. Al lugar donde recibiría al primer hermano, al lugar que le reveló cuál habría de ser su misión en la iglesia. Aquel pedazo de tierra en este mundo que se alegró con él al recibir a Clara, al recibir el privilegio de aquella gran Indulgencia que pidió al Papa y donde habría de sentir la experiencia del nacer y renacer mediante el cobijo de la presencia de la Virgen Madre: la pequeña capilla de la Porciúncula. Desde ahí y desnudo, había querido irse de este mundo, tal y como vino a él, vestido solo del gran amor que Dios le dio.





Es bien sabido que, es de hombres y mujeres bien logrados, el tener la capacidad de volver a su punto de origen: en el caminar de la vida, en la vocación y en el amor. Esta noche queremos hacer eso: volver al punto de origen. Al sentido de, no sólo este momento, sino de todas las celebraciones en torno a este Solemne Novenario, ese lugar es: el mismo Francisco de Asís.


Entonces, volver a Francisco de Asís es entrar en su ser poético y musical. Sus biografías narran como desde antes de su conversión gustaba de repetir o componer coplas armoniosas en sus versos para recitarlos a las bellas jóvenes de Asís, y una vez ya entregado por completo a Dios, éste será para siempre su musa y fuente de inspiración. Francisco hace poesía para la grandeza y la pequeñez de Dios, para el gusano simple como para la inmensidad del Sol. Arma frases llenas de belleza para la pobreza de la Virgen María como para aquellos que llenos de orgullo deben urgentemente perdonarse. Su producción poética no sólo está presente en sus narraciones biográficas o folclóricas, sino en sus escritos y textos, sea para orar como para la institucionalidad de su comunidad religiosa.




En el lugar del ser y espíritu de Francisco, está también la música. Joven juglar de Asís, cantaba estrofas en aquellas ventanas vestidas de alegría que dejaban entrever los picaros rostros de las bellas doncellas umbras que sonreían alagadas por tan significativos conciertos callejeros. Su música es aquella de las oraciones eslabonadas del Cantico de las Criaturas deleitables con los oídos, pero también aquella música silenciosa que imaginaba en su mente al producirla con dos ramas secas apoyadas a su hombro a manera de violín. Su música es también aquella cantada en lengua francesa en el duro trabajo en San Damián y es también aquella que el Cielo le concedió por medio de aquel ángel músico para calmar sus terribles enfermedades.


Esta noche, la penúltima del itinerario celebrativo de esta sentida novena al Seráfico Padre San Francisco, quien además de ser el titular de este nuestro Templo, es también nuestro padre, modelo y fundador, es una noche especial, porque queremos rendirle homenaje como cada año y como en todo momento lo hace un gran número de fieles en esta su casa.


Panegírico quiere decir “discurso de alabanza”. Discurso de reconocimiento a un personaje distinguido, alguien que ha demostrado su grandeza y su distinción. Es una alabanza al ser que ha alcanzado el status de bienaventurado, sea desde la perspectiva de la santidad evangélica como desde la integralidad de lo humano.



Esta noche los invito a deleitarnos en el Francisco poeta y músico, en el hombre pleno de aquella calidez humana y resplandeciente de la palabra que Dios y su Creación imprimieron en él; palabra que en su persona, en su vida y testimonio se hacen poesía y música. Estas letras: poéticas y musicales, en esta ocasión, se encaminan por el bello pentagrama de la celebración del octavo centenario de la Aprobación de la Regla de San Francisco y el acontecimiento de la Navidad en Greccio.


En esta tercera edición de nuestro Panegírico a San Francisco, los momentos poéticos estarán a cargo de la inspiración y las letras de dos jóvenes frailes franciscanos: Fr. Luis Roberto Cisneros OFM y Fr. Jesús Manuel Silván OFM, quienes, el primero desde la Tierra Santa y el segundo desde Aldama Tamaulipas, nos han compartido especialmente para esta noche los textos que escucharemos y que brotan desde su ser de hijos de Francisco como de su admiración por él. El Infaltable Fr. Jerónimo Verduzco OFM, de feliz memoria, poeta coahuilense también se hará presente.


La parte musical, estará a cargo del CORO CENTENARIO, a quien conocemos también como ex “niños cantores de Saltillo” que nos deleitaran con la totalidad de la magnífica obra de la MISSA SECUNDA PONTIFICALIS de la inspiración y genialidad de Laurentio Perosi.



Esta noche hagamos nuestros los sentimientos del más poeta y músico de los santos. Seamos hermanos a pesar de nuestras diferencias, hijos del mismo Padre por encima de nuestros personales criterios y, sobre todo seamos contempladores de la belleza de cada palabra, cada frase, cada nota musical y… cada silencio. Imitémoslo en esa fineza de espíritu que poseía, siempre tendiente a la contemplación de la belleza. Que sea Francisco el sublime cántico que nazca de nosotros para alabar al que es la belleza en plenitud.


Qué vivan una excelente noche. ¡Paz y bien!


Fr. José Daniel Ramos Rocha OFM

Guardián y Rector



147 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page