Söffitta 

Un espacio cerca del cielo en la tierra 

Tívoli

In memoriam

26 mayo 2020

El 26 de mayo del 1944 sacudieron nuestra ciudad de Tivoli dos bombardeos dentro de los terribles eventos de la II guerra mundial, que resultaron trágicos para nuestra ciudad.

Queremos no olvidarlos, ya sea para recordar a nuestros difuntos o para hacer ver a las jovenes generaciones, con las palabras de Juan Pablo II:

 

“¡Nunca mas la guerra! Aventura sin regreso. ¡Nunca más la guerra! Espiral de dolor y de violencia”.

En esta circunstancia perdieron la vida más de 375 personas entre ellos sacerdotes, religiosos, hombres, mujeres y niños. Queremos también recordar con respeto y honor a los otros que murieron mientras socorrían a las victimas del primer bombardeo el 26 de mayo, movidos por el altruismo.  

Estas personas, encarnando la frase evangélica:

“No hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos”,

 

mientras corrían a auxiliar a los demás, perecieron por el segundo bombardeo.

Aquel evento, es hoy un testimonio del amor al prójimo, un ejemplo de caridad fraterna que pone en evidencia la pasión por el bien común, por la solidaridad, por la elección a vivir para hacer realidad la carida: encargo de Cristo a los hombres.

Recordando a nuestros difuntos de aquel momento, pidamos a Dios el don de re descubrir el valor de la vida, de volver a descubrir cuánto es bello amar, perdonar sin dar espacio a divisiones, al odio, para continuar la misión común de dar vida a esta ciudad que pueda despedir para todos el perfume de Cristo.

Paola Recchia

Il 26 maggio del 1944 ci furono su Tivoli due bombardamenti,all’interno della II guerra mondiale, che risultarono tragici per la nostra città.

Vogliamo non dimenticarli, sia per ricordare i nostri defunti,sia per sottolineare alle giovani generazioni, con le parole di Giovanni Paolo II:

 

“Mai più la guerra, avventura senza ritorno,mai più la guerra,spirale di lutti e di violenza.”

In questa circostanza persero la vita 375 persone tra sacerdoti, religiosi, uomini, donne, bambini, e tra loro vogliamo ricordare coloro che morirono mentre soccorrevano, spinti dall’altruismo, le vittime del primo bombardamento del mattino di quel 26 maggio.

Queste persone, incarnando la frase evangelica :

 

“Non c’è amore più grande di questo,dare la vita per i propri amici”,

 

quelle che mentre correvano a soccorrere, rimasero uccise dal secondo bombardamento.

Quell’avvenimento diventa oggi una testimonianza dell’amore per il prossimo, un esempio di carità fraterna che evidenzia la passione per il bene comune, per la solidarietà,per la scelta di vivere la carità fraterna.

Ricordando i defunti di allora, chiediamo a Dio di riscoprirlo nella nostra vita, di riscoprire quanto sia bello amare,perdonare,non dar spazio alle divisioni, all’odio,per dar vita ad una città che profumi di Cristo.

Paola Recchia

GALERÍA

NUESTRA IGLESIA 

Santa Maria Maggiore 

 DE LA CIUDAD  

"Mai più la guerra!"

"Que el recuerdo de los tiburtinos que perdieron la vida sea un motivo valido para perseguir constantemente la vía de la paz"

Giuseppe Proietti. Alcalde de Tívoli

¡Siempre vendrán tiempo mejores!

©2020 PALABROS