La azucena de Quito


Patrona Secundaria del Ecuador



Santa Mariana de Jesús, bautizada como Mariana de Paredes Flores Granobles y Jaramillo. Su caminar en la tierra inicia un 31 de octubre de 1618 y su tránsito hacia la Jerusalén Celestial un 26 de Mayo de 1645 a los 26 años. Quedó huérfana a los 7 años de edad quedando bajo tutela de su hermana mayor doña Jerónima y de su esposo el capitán Cosme de Miranda.



Desde temprana edad mostró una fuerte inclinación por la vida religiosa, era devota y penitente. Intentó consagrarse como monja por dos ocasiones y no pudiendo hacerlo decidió servir a Dios como laico. Su primer guía espiritual fue el sacerdote jesuita Juan Camacho quien la motivó a hacer el voto de la virginidad perpetua. Tenía dones innatos para la música por lo que aprendió a tocar con maestría la guitarra y la vihuela. También aprendió a leer, coser, tejer y bordar. Con frecuencia hacía Penitencia en su habitación en la cual no poseía nada más que un ataúd, en el cual dormía muchas noches por semana, y un craneo los cuales le recordaban que habría de morir y rendir cuentas a Dios. El 6 de noviembre de 1639 hizo su profesión religiosa en la Orden Tercera de San Francisco en la famosa capilla de Cantuña.


En la época sucedían en Quito muchos movimientos sísmicos que se habían hecho ya parte dela vida de muchas personas, es así que, en cierta ocasión, mientras participaba en una eucaristía matutina en la Iglesia de la Compañía, ahí escuchó al sacerdote decir que ofrecía su vida a cambio de que cesen los movimientos. Ante tal hecho de manera espontánea ella respondió:


"No, Señor, la vida de este sacerdote es necesaria para salvar muchas almas, en cambio yo no soy necesaria. Te ofrezco mi vida para que cesen los terremotos".


La gente se quedó admirada al ver el sacrificio de esta virtuosa joven. Después de esto ella manifestó que empezó a sentirse muy enferma, y coincidentemente los movimientos sísmicos comenzaron a cesar según las crónicas de la época.



Mientras duró su enfermedad los sacrificios y penitencias no cesaron. Parte del tratamiento médico era traerle sangre la cual se depositaba en una esquina del jardín y en el mismo lugar brotó una planta azucena que floreció el día de su muerte, razón por la que su iconografía va acompañada de esta bella flor. Se le atribuye el don de conocer el futuro por lo que predijo, entre otra cosas, que el Ecuador no se destruiría por desastres naturales si no por mala administración de los gobernantes y que su casa se convertiría en un monasterio carmelita, tal como sucedió y como es hasta la actualidad.



El 20 de julio de 1694 el rey Carlos II expidió la Real Cédula para que en toda la América española se recojan limosnas para promover la beatificación de Mariana de Jesús. El proceso fue encargado a la Compañia de Jesús y años más, tras la expulsión de los jesuitas, pasó a dependencia directa del rey Carlos III quien designó al sacerdote chileno Juan del Castillo como postulado ante la Santa Sede. El 20 de noviembre de 1853 Su Santidad Pío IX la declaró beata y el 4 de junio de 1950 Su Santidad Pío XII la declaró santa, siendo la primera quiteña en ser elevada a los altares.



La Asamblea Nacional Constituyente del Ecuador la declaró el 30 de noviembre de 1945 como Heroína de la Patria basándose en el sacrificio de su vida para el cese de los terremotos que se suscitaron en el siglo XVII en la Sierra Ecuatoriana. Su cuerpo reposa en el Altar Mayor de la Iglesia de la Compañía de Jesús en el Centro Histórico de la Franciscana Ciudad de Quito. Una escultura con su imagen se encuentra en la fachada posterior de la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano siendo, junto con la chilena Santa Teresa de los Andes, la única Latinoamérica en decorar la Catedral Mayor del Catolicismo.






En los momentos que vivimos actualmente nos encomendamos a ella para que por su pródiga intercesión el Buen Dios nos alcance los bienes que necesitamos y cesen los males que nos afligen.



¡Paz y bien!





Fray Daniel Jiménez OFM, 23 años. Franciscano, originario de Loja, Ecuador. Estudiante de filosofía perteneciente a la provincia de San Francisco de Quito.







#santidad #santidadfranciscana #latinoamerica #ecuador

©2020 PALABROS