Palabras con vida

Actualizado: mar 19

Reflexioné sobre las palabras del filólogo Ezio Raimondi: “Leer es una relación compleja entre dos personas. El lector da vida a un texto, se da cuenta, poniéndose así en comunicación con el otro, (…) al leer hay una disposición a escuchar”.

Y entonces: ¿Alguna vez hemos pensado en la relación que puede existir entre cada uno de nosotros y la Palabra de Dios?.

El Papa Francisco estableció el “Día de la Palabra de Dios”, es decir, una invitación a reflexionar y vivir para descubrir las maravillas infinitas contenidas en las Sagradas Escrituras.

No podemos olvidar las palabras de San Pablo VI:

“Su Palabra es una forma de presencia entre nosotros (…) ¿Cómo está Jesús presente en las almas?. A través del vehículo, la comunicación de la Palabra pasa el pensamiento divino, pasa la Palabra, el Hijo de Dios hecho Hombre. Se podría decir que el Señor está encarnado dentro de nosotros, cuando aceptamos que su Palabra circula en nuestro espíritu…para vivir dentro de nosotros”.

¿Alguna vez hemos pensado en esto? En general, vivimos distribuyendo la atención de nuestra inteligencia, el afecto de nuestro corazón, la tensión de nuestra voluntad sólo hacia las cosas de la tierra, con los ojos siempre hacia abajo. Entonces podríamos dejarnos provocar por la invitación del Papa Francisco para asegurarnos de que la Palabra ilumina nuestras actividades momento a momento; endereza y corrige cada expresión de la vida. Alguien dijo que, como la Eucaristía, “el destino de la Palabra es ser ‘comido’ para dar vida a Cristo en nosotros y entre nosotros”.

Recuerdo que el Papa Francisco, en la homilía pronunciada en la Misa del 5 de febrero de 2019 en los Emiratos Árabes: “También vine a decir ‘gracias’ por la forma en que vives el Evangelio. Se dice que hay la misma diferencia entre el Evangelio escrito y el vivido, entre música escrita y reproducida. Conoces la melodía del Evangelio aquí”.

Provocativas estas palabras, ¿verdad?. Me gustaría lanzarle otra provocación con el aporte de un fraile franciscano, el Padre Amedeo Ferrari, que nos recuerda cómo Francisco de Asís escribió en su testamento que nadie podía decirle qué hacer para seguir a Jesús. Y posteriormente: “El Altísimo me reveló que debía vivir según la norma del Santo Evangelio”.

Y el padre Ferrari agrega: “Ahora lo sabía bien, pero no sabía por dónde empezar para que esto sucediera”. Estaba convencido de que era suficiente saberlo. Fue la práctica de la Palabra la que me reveló cómo podía vivir el Evangelio. Tomar una palabra a la vez, una oración completa y vivirla durante todo el día en todas las situaciones en las cuales me encontraría. Era una cuestión de que la Palabra viviera en mí, que iluminara mis comportamientos. Así mi vida sería re-evangelizada como la de Francisco y sus primeros compañeros.

Fue entonces el inscribirme a la escuela del Evangelio que lo que me reveló que Sus palabras se convirtieran en palabras de vida, que podrían translucir a la práctica. Me esforcé a vivirlas, especialmente aquellos que hablaban de amor y comencé a experimentar sus frutos: Era una nueva unión con Dios, relaciones nuevas e iluminadas con los superiores y hermanos de la comunidad, hasta el descubrimiento más fuerte que me convenció. Este fruto especial fue la experiencia completamente nueva de Dios, ya no sólo como un objeto de fe, sino como Amor: Dios que me ama, quien nos ama. De modo que aquí que la Palabra, que es una presencia de Cristo, generaba a Cristo en el alma. Podemos decir que es así como el pequeño Cristo comienza a tener lugar dentro de nosotros y luego a crecer más y más.” 

¿Te he intrigado? Descubramos juntos que la Palabra no sólo debe meditarse, orarse, sino ponerse en práctica. Sólo así podríamos apostar que causará una transformación.

Quiero terminar con E. Raimondi:

“Es por eso que leer nunca es un monólogo, sino un encuentro con otro hombre (en este caso podríamos escribir Hombre), quien en el libro revela algo de su historia más profunda”.

“Sólo así podríamos apostar que causará una transformación.”


#biblia #diadelapalabradeDios #lectores #sagradasescritutas #lectura

©2020 PALABROS