LA ELEGIDA DEL SER Por Brenda Jimena Cuevas de la Torre

Desperté aturdida, hago memoria, pero lo único que encuentro es una cápsula vacía, ¿Qué fue lo que sucedió?, ¿Dónde estoy?, ¿Acaso esto es un sueño?, definitivamente necesito respuestas.


Al estar más consiente, trato de averiguar el lugar donde estoy y de encontrar la salida, pero me es una misión casi imposible debido a la nula luz que entra por la habitación y que prácticamente no tengo movilidad por culpa de los lazos que me sostienen a la cama. Lo único que me queda es esperar, pero cómo puedo hacer eso cuando no sé en qué lugar me encuentro y por qué estoy aquí.


Algunos minutos después escucho algo aproximándose, suena como algo pegajoso siendo arrastrado, cada vez lo escucho más cerca, no puedo parar de moverme impaciente en la cama, puedo asegurar que por mi cabeza pasan tantos pensamientos que no puedo concentrarme en uno solo, estaba tan metida en mis pensamientos hasta que un chirrido llamó mi atención. El sonido tan ensordecedor que dejó este ruido aturde mi cabeza. Sentí esa sensación que hacía mucho dejé de sentir. Grité, después de tanto tiempo, pude gritar. Pero cómo no hacerlo si enfrente de mí se encontraba un ser morado y de grandes ojos, no estoy segura de lo que era, pero sé que no es algo que conociera.


Aterrorizada trato de que mis palabras salgan, pero no puedo, un nudo invisible se atraviesa en mi garganta y no me permite que estas se formen. Él me observa tan profundamente que siento que penetra mi ser, por algún motivo estoy paralizada, pero una paz invade mi cuerpo poco a poco, todo es tan extraño que podría decir que no es real. Cierro los ojos y me pellizco un brazo para comprobar si estoy en un sueño y poder despertar, pero nada sucede. Al abrir mis ojos él sigue ahí y en un ágil movimiento con sus 2 brazos, o lo que más bien parecen tentáculos, me desata y mi cuerpo al instante se relaja, no me había dado cuenta de lo tensa que me encontraba.


Poco a poco me levanto y analizo el lugar donde estoy, es una habitación pequeña de color gris, no tiene ninguna ventana, la puerta es de metal y los únicos muebles que hay aquí es la cama, un banco y un mueble con un espejo. Por la forma tan peculiar de estos, diría que todo es normal. Estaba tan concentrada viendo todo que no me di cuenta el momento que él se puso justo enfrente de mí, nos quedamos viendo por unos segundos, tocó mi cabeza y aquella cápsula vacía se iluminó de recuerdos inmediatamente.


Era yo de pequeña, cuando tenía 10 años creo, me encontraba con mi mamá viendo una película que recuerdo se llamaba ” La elegida del ser”. Recuerdo que al finalizar la película le comenté a mi mamá que me encantaría ser la protagonista para que un ser de otro planeta viniera por mí y ser parte de la creación de la nueva especie. Mi mamá me respondió juzgando que eso era una completa tontería. De un momento a otro el escenario cambio y veo a ese ser sentado viéndonos conversar como en una gran pantalla. Retiró su mano de mi cabeza y tardé unos minutos en reaccionar y darme cuenta que soy yo “La Elegida del Ser”, al parecer mis palabras sí tuvieron consecuencias y pronto ayudaré a traer la nueva especie.


Inmediatamente sale de la habitación, pero no pasaron ni 3 minutos cuando otro ser entró. Tenía un aspecto completamente diferente, de rasgos más finos y caminar delicado. Llevaba algo parecido a un vestido en su tentáculo. Tras un único movimiento me lo pone y hace un lindo peinado en mi cabeza. No supe dónde quedó la ropa que traía, pero creo que es lo que menos importa. Con una expresión seria hizo que me levantara y caminara detrás. Salimos por la puerta y me concentré en observar todo a mi alrededor. Ahora que puedo, veo una ventana, ya estoy completamente convencida de que estoy en otro planeta.


Llegamos de frente a un portón, aquel ser lo abre y me hace pasar. ¿Una boda? Estoy en una boda... ¡Mi propia boda!. A los lados están todos los otros seres sentados, en el frente se encuentra él y en su tentáculo sostiene una pequeña pero afilada navaja, Me hacen dirigirme hacia el frente, junto a él. Comenzó el ritual. Con su tentáculo me tomó la muñeca y he hizo un pequeño corte, tajando un pedazo de mi piel. Repite la acción, pero ahora con su piel. Toma los 2 trozos y los pone en una charola juntos.


Estoy tan confundida porque no siento dolor, no siento miedo, simplemente estoy paralizada, cuando un destello ilumina toda la habitación y poco a poco pierdo el conocimiento.


Dios, otra vez esta sensación, ¿Dónde estoy?, con mucho cuidado me siento en la cama y al recuperar mi vista completamente veo que a mi lado se encuentra un hombre que duerme tranquilamente, estoy en casa, pero algo raro sucede, mi cuerpo no es el mismo, ¡Estoy embarazada! Con desesperación lo despierto y le hago todas las preguntas que se cruzan en mi cabeza, pero él con una sonrisa me responde: - La cruza de 2 seres de distintos planetas viene en camino-.


Al parecer nada fue un sueño y una nueva era está por comenzar.



14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo