María, la primera laica.


Cuando el pensamiento de María viene en mi mente, la primera imagen que me aparece es verla en recuerdo: "Ella guardaba todas estas cosas en su corazón" y agrega S. Lucas: "meditándolas". (Lc 2, 19-20) Ella mantuvo... meditándolos (interpretándolos) en su corazón" Preservando e interpretando, dos verbos que subrayan un aspecto dinámico: María no guarda pasivamente las palabras recibidas, sino que las interpreta, es decir, penetra el significado.



Y María es bendecida, porque escucha y pone en práctica la Palabra de Dios, la vive y es toda Palabra. Muestra su fe en la transparencia: disponibilidad para el plan de Dios, plena aceptación y confianza en Su Palabra, pero también colaboración activa en el plan de salvación.



En el momento de la Anunciación, el Ángel le dijo: "Alégrate" (Lc 1:28): María sabe que muchos profetas el anunciar al Mesías lo habían asociado con la alegría, con el júbilo.


¡No tengas miedo, Sión, no dejes caer tus brazos! El Señor ... rezará por ti, te renovará con su amor ".

(Sof. 3, 14-17)



El "regocijo" le permite responder, como dice san Juan Pablo II: primero con fe, luego con el cuerpo.



"Este hijo, como enseñan los Padres, lo concibió antes en la mente que en el útero, precisamente por fe".

(Redemptoris Mater, 13, 1985)



Entonces es más profundo el sentido de esta invitación a la alegría: ¿puede haber un amor más fuerte que el de un Dios que se inclina para hacer del hombre su aliado? Sin embargo, esto es lo que sucedió. El pacto alcanza su cumplimiento en María; Dios le da todo su Amor, su Palabra. La Palabra es su Hijo y ella le da todo de sí misma, su confianza, su colaboración.



Por esto y aún más, se convierte en nuestro modelo, un modelo para nosotros los laicos, ya que fue la primera persona laica: un modelo para novias, novias, madres, viudas, vírgenes. Todos podemos reflejarnos en ella.



Y como ella es la madre de Jesús, es también modelo para obispos y sacerdotes. Para consagrados y religiosos. Todos podemos decir que ella es nuestra, toda de nosotros, así debe ser.


Otra característica de la Virgen María que siempre me ha hecho pensar, es su silencio, su silencio místico. Siempre lo he visto como una expresión del vacío que hace en sí mismo, de su "no hacer nada" frente al otro, porque su voluntad es "dar a Jesús".



"Y se quedó en silencio porque dos no podían hablar: la palabra siempre debe descansar en un silencio como una pintura sobre un fondo"

(Chiara Lubich)



Su hablar está generando a Jesús. Cada corte, cada poda, cada plabra para ella misma se convierte en ella en una fuente de luz, de paz, de alegría: se convierte en la puerta abierta al Espíritu Santo que la habita y la convierte en su novia. Él silencia a la criatura dentro de ella para que el Espíritu Santo pueda hablar sobre este silencio.



Vivir dentro de María, de la laica María, atrae su alma para separarse de todo, no

permanecer suspendido entre el cielo y la tierra, pero arraigarse en el corazón de Jesús, que se ha mantenido dentro de sí mismo y solo puede ofrecer la savia que fluye de su corazón, del cielo que habita en ella.



Esta es también la razón por la que se convierte en nuestro modelo: vivir dentro, en los abismos del misterio del Espíritu que nos habita, elevarnos, descansar, consolarnos, encontrar la fuerza para vivir en Dios.



Me pregunto: ¿cómo pudo María haber vivido los momentos dolorosos en la tierra, sin poder invocar a la "Madre"? Es el injerto de su alma en Dios lo que nos muestra la grandeza de Ella, a quien Dante Alighieri, el gran poeta de todos los tiempos y de todos los hombres, dirá:


"más alta que la criatura"

Habrá sido Dios, más con ella que con nosotros, el reposo de su corazón. Podemos decir con S: Teresa de Lisieux:


"Entendí que era su hija y, por lo tanto, no podía darle otro nombre excepto el de "Mamá ".

DEDICADO A MARIA


Tenemos sed de ti, María, fuente de amor,

porque has vivido para Dios,

Contigo queremos elegirlo

como nuestro todo.



Acompáñenos, y la serenidad dada nos

hará capaces de colorear la vida con fuerza y ​​tenacidad.



No queremos hablar de ti, sino cantar:

"El Todopoderoso hizo grandes cosas en mí".


Tu silencio nos fascina, pues "guardabas todas estas cosas en tu corazón".

Sombra discreta y transparente,

contienes toda la humanidad.



Míranos, Madre de todas las madres, sé apoyo y guía,

sé nuestro modelo para dar a Jesús al mundo



Ayúdanos a ser esa pantalla blanca

en la que Dios puede dibujar su fascinante plan.


#virgenmaria #espiritualidaddellaico #laico #miradasnuevas #focolares

©2020 PALABROS