La fantasía del bien




Las palabras "la fantasía del bien" permanecen en la mente e invitan a la reflexión. Lo bueno, ¿qué es lo bueno? El cardenal Coppa recuerda que, durante la visita en 1997 a la República Checa, el santo padre San Juan Pablo II, la primera tarde, se detuvo en la capilla frente al Sacramento. La tarde siguiente, el cardenal no pudo acompañarlo, llegó más tarde, cuando el Papa ya había entrado.

“Antes de entrar escuché música indistinta y, cuando abrí la puerta, escuché que, arrodillado en el banco, estaba cantando suavemente frente al tabernáculo. El Papa cantó suavemente ante Jesús eucaristía una canción de su juventud: el Papa y Cristo, Pedro y Cristo".


Un cara a cara en la que la luz de Jesús entró en el corazón y los ojos espirituales del Papa Juan Pablo II, quien a su vez respondió cantando. La imagen del Papa que habla con su Señor cantando una canción de su tierra es otra expresión de fantasía, de búsqueda de contacto directo.



Una buena relación que puede continuar para cada uno de nosotros incluso hoy, día tras día, delicado y gentil, silencioso como es Cristo que espera allí en el tabernáculo, sin que nadie se sienta obligado a tal relación.



Pero, un Cristo ¿cómo?, como una persona viva, con un cuerpo: no hay Dios desencarnado. No hay Dios como ideología, como ley. Hay una persona que ha caminado por las calles de Palestina, que ha acariciado, que ha sonreído, que ha moldeado el barro, que secaba las lágrimas, que lloraba, que rezaba por Pedro. Esta es la primera idea del bien que se me viene a la mente.



Para regresar a san Juan Pablo II, en agosto de 2000 en Roma, para la XV Jornada Mundial de la Juventud, se dirigió así a los jóvenes:



“No te resignes a un mundo donde otros seres humanos mueren de hambre, sigan siendo analfabetos, sin trabajo. Defiende la vida en cada momento de su desarrollo terrenal, lucha con toda tu energía para hacer que esta tierra sea más habitable para todos".


El binomio amor-bien ya habia sido cantado por Karol Wojtyla en su "Jeremías":


"Al pie de la verdad, el amor debe colocarse / debe colocarse en las esquinas, en el suelo, en el suelo, / también arraigará donde no hay caminos / y construirá, elevará, transformará".


El bien, el amor, como pensamiento, pero sobre todo como acción. Acción hacia el hombre: pero ¿cuál hombre? El concreto, el que tengo antes que yo y que humanamente entra en una relación conmigo. El otro, entendido como alguien que me pide un encuentro.



Y aquí viene la belleza y lo bueno vinculado a la creatividad, a la necesidad de encontrar la manera de encontrarse. "¿Con quién me relaciono?" Y aún aquí debemos poner en acción lo bueno, la fantasía de lo bueno para encontrar las actitudes y motivaciones correctas para actuar en solidaridad, para poder pasar de la egología a la heterología, o sea: del yo al tú. Es un deber, un compromiso, una esperanza.



"El otro" debe ocupar un lugar importante en nuestro corazón y este lugar aumenta en importancia si consideramos otra cosa. Las palabras de un político italiano, tiburtino de nacimiento, entre los más grandes eruditos de la Iglesia, hoy siervo de Dios, Igino Giordani (1894-1980):


"Dios tiene un concepto inimaginable del hombre: Padre -Jesús-María-nosotros. El Padre permitió que Jesús se sintiera abandonado por nosotros. Jesús aceptó el abandono del Padre y se privó de la Madre por nosotros; María compartió el abandono de Jesús y aceptó el abandono del Hijo por nosotros. Por lo tanto, somos los primeros. Es el amor lo que enloquece a la gente"

Por eso la fantasía del bien.



Consideremos ahora la misericordia en un abrazo, tal como Rembrand, un gran pintor holandés (1606-1669) lo pintó en "El retorno del hijo pródigo", que ahora se encuentra en la Ermita de San Pietroburgo.

La delicadeza de la luz con la que el maestro holandés envuelve la escena de manera discreta y cálida es sorprendente, como si quisiera dar un dorado impalpable. El padre anciano, casi ciego, (como el amor de Dios es ciego) se inclina para recibir a su hijo, cuyo rostro acaba de describirse, para que todos puedan reconocerse mutuamente. Se destacan dos detalles: los pies del hijo, que hablan de un camino largo y sucio; Las manos del padre, donde debemos mirar con atención que son manos diferentes: una de las cuales es más cónica y gentil. A la izquierda una mano masculina, a la derecha una mano femenina, un error anatómico que quiere comunicar una sorprendente verdad teológica: en el amor del Padre también hay un amor maternal, una expresión de la ternura del amor de Dios por nosotros.



¿Cómo podemos olvidar que Juan Pablo I dijo:

"Dios es padre, aún más es madre".

Se refería a Isaías (49,16): incluso si una madre olvida a su hijo, nunca te olvidaré.


La imaginación del bien llega a connotar el lenguaje de la pintura. Les propongo apreciarlo con una canción africana:



Solo una estrella, / un pájaro, / una flor. / Una sonrisa, / un niño, / una nube. / Una casa, / un amigo, / una esperanza. / Suficiente, / reconstruiremos el mundo. / Un mundo de estrellas, / pájaros, flores, / sonrisas, niños, / nubes, / casas, amigos, esperanzas. / Necesitamos / de un mundo nuevo, / alegre, / simple, / claro, / con mucho sol.



Literatura, pintura, música: diferentes formas de manifestar lo bueno, inventando soluciones inesperadas que pueden ayudarnos a construir una sociedad diferente. Entonces hará falta un amor que pueda servirse para permitirnos transformar la vida en una aventura que le dará sentido a todo.


Concluyo esta reflexión con la invitación a hacernos una pregunta: ¿cómo sonaría mi nombre en los labios de Dios? Abraham, Moisés, los discípulos: fue suficiente para ellos ser llamados, dejar todo y seguir a Dios y a Jesús, así que fue suficiente también para que la Magdalena escuchara su nombre pronunciado y así reconocer a su Rabino. La tristeza y la decepción desaparecieron de repente.



Indudablemente el día que nos nombró, su voz debe haber sido especial, hermosa, fascinante para hacernos ir tras él. Dice el profeta: "Me sedujiste Señor y yo me dejé seducir" (Jer 20.7). Es posible que algunas veces en nuestra vida no hayamos escuchado claramente el sonido de nuestro nombre, pero ciertamente desde el principio la fantasía de su amor se iluminó y nos llamó. Y luego, en momentos difíciles, cuando el espectro de la decepción, la tristeza, el miedo, el dolor y la ira teja sus trampas, tratemos de sentir esta llamada nuevamente, y la ternura de Dios se expresará con las notas que acompañan el nombre de cada uno. Así aseguraremos su presencia.



¡Gracias por la lectura hasta aquí! Hasta la próxima.


#humanidad #fantasia #miradasnuevas #mundonuevo

47 vistas

©2020 PALABROS