EL SUEÑO PERDIDO DE UN PIRATA Por Valeria Hernández Bautista

Era una noche lluviosa, había una tormenta demasiado fuerte, el barco se movía bruscamente con el choque de las olas, los tripulantes hacían lo posible para lograr salir con vida de aquella tormenta, el capitán Jeffkurt temía porque esa fuera la última noche del navío “Strange Trails” en esas aguas oscuras o aún peor la última noche de su tripulación, cuando de pronto se escuchó un estruendo que venía debajo del agua. Los marinos se miraban entre si mientras recurrían a preguntarle al capitán qué clase de criatura o qué cosa había emitido ese sonido tan infernal, el capitán temía porque fuera aquella criatura conocida como el “Leviatán”, el jinete del apocalipsis, cuyas leyendas decían que su cuerpo y figura demoniaca era lo último que verías. Tenía un aspecto bastante horrible y el gran estruendo que producía era terrible, la idea de que lo último que escucharas fuera a esta criatura no era agradable y producía un miedo que carcomía el alma.



El capitán ordenó que dieran la vuelta rápidamente, pero la tormenta se interponía. Mientras el barco era manipulado por el capitán giraba, a lo lejos los tripulantes miraron una figura tenebrosa que desaparecía entre el mar y avisaron al capitán de lo que estaba haciendo. Jeffkurt comprobó que sus sospechas eran ciertas, se trataba del Leviatán. Sin dudarlo ordenó a sus hombres a que preparan los cañones y que se alistaran para lo peor. Hicieron lo que el capitán ordenó, mientras el capitán miraba a los lados para poder mirar si aquella criatura se aproximaba a Strange Trails. A lo lejos pudo notar una pequeña isla, inmediatamente tomó el timón y lo giró en dirección a la isla, cuando de pronto vio a un marinero acercase a la popa del barco, el capitán gritó fuertemente que regresara a su puesto, pero el marino parecía estar en un estado de shock, cuando de pronto grito: ¡LA CRIATURA ESTÁ DEBAJO DEL BARCO! Esto alarmó a los demás tripulantes que salieron a observar, cuando de pronto el Leviatán salto del agua y todos gritaron al ver semejante monstruosidad, cuando al caer cayó en el barco destruyéndolo a la mitad, aplastando a varios tripulantes con su cuerpo. El capitán junto con los demás sobrevivientes cayó al agua bruscamente. Al lograr salir del océano profundo el capitán les grito: NADEN A AQUELLA ISLA, ¡NADEN LO MAS RÁPIDO POSIBLE!


Los marinos nadaron a todo lo que sus piernas daban, de pronto la criatura volvió a salir del agua tragándose a varios marinos, los demás aterrorizados siguieron tratando de salvar su vida. El capitán y otros 5 tripulantes llegaron primero a la pequeña isla, cuando voltearon a ver a los que se habían quedado atrás observaron que la criatura se adentraba más en el agua, mientras ellos nadaban lo más rápido. El capitán y los sobrevivientes atemorizados y aterrados de lo que habían presenciado, corrieron a la parte más alta de la isla, puesto que la criatura fácilmente los alcanzaría si se quedaban en la orilla. Transcurrieron varias horas y ninguno cruzo palabra. Lo que habían vivido era algo terrorífico, algo que no tenía explicación, no faltaban menos de 2 horas para que saliera el sol. La tormenta había cesado, finalmente el capitán les dijo a los demás: ¿Cómo podremos salir de aquí? ¿Qué se supone que comeremos? Todo estaba en el barco, esto no debió terminar así, el capitán se debió hundir con su navío y mis hombres fueron asesinados por esa criatura demoniaca. Los demás solo le miraron con preocupación en los ojos, y alguien le respondió: Definitivamente tenemos que salir de aquí, sin sustento, sin agua ni alimento será cuestión de días para morir. Los demás solo pensaban, hasta que decidieron descansar un poco, durmiendo un periodo de 4 horas. Al despertar hambrientos, notaron en uno de ellos una herida de profundidad y Jeffkurt decidió romper un pedazo de su camiseta colocándola en el área afectada. Después de unos minutos revisaron su herida y al analizarla se dieron cuenta de que en ella se formaba una especie de mapa, que posiblemente podía indicarles el camino a un lugar misterioso, con tal asombro decidieron arriesgarse y seguir la ruta ya que si no lo intentaban morirían de deshidratación e inanición.



Planeaban la distracción para distraer a la bestia, ya que podría estar esperándoles o tal vez se había ido del lugar. Lo primero en lo que pensaron fue en lanzar algún animal muerto o cualquier objeto para ver si la criatura seguía ahí cerca de la isla, o tal vez se habría ido en busca de más barcos para hundir, pues de esa criatura se podía esperar cualquier cosa. Así lo hicieron, lanzando un ave que encontraron muerta. Cuando la lanzaron miraban como el ave se movía a través de las olas, sin embargo, no transcurrió media hora cuando se dieron cuenta de que tal vez la bestia no estaba, ya que no daba rastros de su existencia en esos momentos, fue cuando aprovecharon para poder huir en el único bote que arrastró el mar hacia la isla, lo ultimo que quedaba de Strange Trails. Corrieron hacia el bote y se subieron mientras remaban con unas hojas de las palmas y algunos palitos que recogieron para fortalecer el impulso que daban, remaron rápido, aunque transcurrieron días para que por fin llegaran a una pequeña ciudad.


Al llegar decidieron comenzar una nueva vida, tratar de olvidar todo lo que había sucedido, comenzando como personas normales, y formales. Cada uno hizo la promesa de no contar la triste historia de cómo el navío se hundió con la mayoría de la tripulación, frustrados por la idea de volver al agua decidieron alejarse de todo ello. Consiguieron empleos después de varias semanas siguiendo adelante después de aquella experiencia con la muerte, y así fue como perdieron el sueño de ser piratas reconocidos por los inmensos tesoros que planeaban encontrar, sin embargo, fue más difícil para Jeffkurt superar la idea de que ahora su sueño había sido arrebatado por el demonio de las profundidades, y ahora solo era el sueño perdido de aquel pirata que salvó a los sobrevivientes de su tripulación.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo